lunes, 11 de enero de 2010

DE NUEVO UNA OPORTUNIDAD



El nuevo año nos depara como mínimo lo esencial que emerge de ese acto instantáneo y esporádico al que solemos denominar oportunidad…hay quienes, como Einstein, dejaron escrito que toda crisis es una oportunidad, hay quienes desafían el presente para alzarse con optimismo hacia el futuro argumentando que no hay futuro que no pase por presente alguno. Nada mas lejos de la realidad, pues toda crisis (no necesariamente económica) nos hace percibir la realidad o los sentimientos bajo un prisma de diversa incertidumbre, nubarrones que confundieran cualquier misiva que nuestro cerebro nos quisiera enviar.
Sin embargo, bajo nuestra piel, independientemente de los condicionantes que nos han inmerso en esta situación concreta y de constante crispación (también en el mundo montañeril), ahí en lo más profundo, siempre remanece como fuente poderosa el antídoto a nuestros males. La lucha por la superación personal, motor de nuestra supervivencia más instintiva, la garra de saberse preso de un propio destino que se puede enderezar con las dosis de paciencia y esperanza suficientes.
La inmediatez de nuestros tiempos parece maximizar por momentos la histeria colectiva, bandazos en direcciones opuestas, ausencia de sensatez y cordura de quienes olvidan que tras cada amanecer hay un sol nuevo cada día, de quienes ejercitan el tedioso relativismo de manera inconciente o no, pero de faz especulativa e imperativa, de quienes siembran la discordia en el más absoluto inmovilismo como objetivo de supervivencia común.



Oportunidad que yace como cambio cuando los principios y la voluntad propia son capaces de transformar la realidad, cuando el potencial que el propio ser humano genera en su interior es capaz de verse reflejado en armonía y entendimiento, cuando nuestra acción se transforma en ejercicio constructivo mas allá de la demagogia y el oportunismo
Somos una cadena, un complejo sistema de interrelacionales donde cada cual debe aportar su granito. Todos sumamente importantes. Por eso hay que animar, fomentar, apoyar, transmitir y escuchar a quienes tienen algo que decir. Empezando por la juventud como esperanza de ese cambio social que muchos justifican en acciones políticas vacías de contenido.
Pretender que una ley pueda desdibujar las estructuras mentales de una sociedad y abrir sendas de progreso social es una falacia. La naturaleza es su quehacer diario nos suele trazar muchos ejemplos dignos de mención, pero nosotros, la especie que supo huir del mundo animal aun no ha comprendido que sin sembrar semillas, sin mimarlas y atenderlas, no se obtendrá cosecha alguna.
Mientras tanto, todos son palabras.

1 comentario:

  1. Los resortes de la "verdadera crisis" residen en nuestro interior y son el verdadero inconveniente para la resolucion de los problemas. Parametros y leyes no escritas que llevamos tres decadas respetando, a mayor gloria de un sistema que se desmorona y que caera, si no en esta , en la proxima y cada dia que pasa con mayor estrepito.
    Cuando leo estas reflexiones siento que aun estamos en el proceso y que queda mucho por decir y hacer. En fin . Nos divertiremos!
    Salud, Jonchu!

    ResponderEliminar

Agradeceré tu participacion en forma de comentario siempre que sea constructivo y respetes las normas básicas de respeto y tolerancia por las opiniones aquí vertidas de cualquiera de los participes

Gracias de antemano y seas bienvenido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.