viernes, 15 de noviembre de 2013

EL NUEVO ROMANTICISMO

TOROZO


El nuevo romanticismo

A los románticos  de la montaña y la escalada les ha tocado en suerte recibir toda clase de reproches. Los más clasistas les echan en cara su histérica extravagancia. Los partidarios del realismo los han tildado de fantasiosos y timoratos, o les afean su falta de valor para mostrar algunas  verdades ingratas. Los moralistas, que los hay, menoscaban la exaltación de la pasión y las emociones que la actividad en si genera. Los filósofos denuestan sus prejuicios contra la razón y su propensión al misticismo fácil. A los socialistas y los defensores de la autoridad establecida les irrita, por no decir que les repugna su individualismo recalcitrante. Claro es que estas armas arrojadizas bien pueden volverse contra quien las esgrime…
A los clasicistas , los románticos podrían responder con el argumento de que son obtusos , presa de la frialdad del raciocinio ; a los realistas, replicar aludiendo a su exclusiva preocupación por lo superfluo  y el afán de egolatrar  ; a los moralistas , que es absurdo su ideal meramente represivo , no aporta  soluciones al conflicto  y siempre fracasa; a los filósofos , que su famosa Razón Pura  no les ha acercado a ninguna solución al conflicto…más de lo que les acercaría el Instinto Puro que pueda tener una vaca ; a los autoritarios  y de conciencia social , que su tiranía e imposición de su argumentos  y su colectivismo son cuando menos tan anti naturaleza  como el individualismo ilimitado.
Pueden reñir  eternamente entre sí, la olla y el caldero, que tienen obviamente el mismo color, y están por igual tiznados, pero la mayoría de los enemigos del romanticismo son, a su manera, tan extravagantes y unilaterales, como los románticos mismos.

Las actividades deportivas de montaña de nuestra época son tan inciertas como variadas. No existe una sola tendencia o filosofía sobre este deporte, que al menos de forma conceptual predomine sobre las demás. Hay un gran babel de conceptos y teorías siempre en conflicto. Sin embargo, en medio de esta confusión generalizada cabe la posibilidad de reconocer una curiosa y significativa melodía que se repite en diferentes claves, ejecutada por medio de instrumentos diversos, en todas y cada una de las babeles subsidiarias. Es la melodía de un nuevo y gestante romanticismo moderno.


8 comentarios:

  1. Te mentiría si negara que es en esa vorágine donde he encontrado sentido a lo que hago en esto.
    Amo ese caos al mismo tiempo que reniego a menudo de su falta de orden.
    De otra forma no sería fiel a mi mismo.
    Animo y energía para seguir haciendo lo que te gusta compañero, soltando el lastre
    de lo que no nos ayuda a ser mejores.
    Un placer leerte, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Rober , fíjate que en ese dilema andamos siempre , unos y otros en una misma dirección pero siempre en sentidos opuestos , un caótico escenario para una fiel concurrencia que acude una y otra vez al cinismo y la hipocresía para justificar lo injustificable . Un panorama a menudo desalentador donde ya nadie entiende nada y todos entienden de todo....
    En fín , cuidate amigo

    ResponderEliminar
  3. Hola Jonchu y seguidores;
    Me gustaría creer, que este romanticismo moderno al que tu haces referencia esta cerca o polulando por las mentes de algunos trepadores.
    Para mí que somos pocos los que amamos un todo, un compendio entre : amistad ,trepar, medio ambiente, valores,respeto.
    El realismo actual lleva por otros derroteros al mundillo de la escalada.Lleva al consumismo del deporte en estado puro (competir,salir,trepar,utilizar el medio,utilizar los compañeros,etc..) no veo una conjunción,una armonía con lo que se hace y con lo que nos rodea.
    Quizás los más veteranos, no hemos sabido transmitir ese todo, quizás y sea lo más seguro hemos sucumbido a ese gran caudal que todo lo mueve,dando forma a nuevas realidades.
    Pero también podemos aún contribuir, con la esperanza de nuevos polenes, para que germinen y den forma al nuevo arte del romanticismo moderno. Bien seguro que hay embriones latiendo.
    Sldos J.G. nos vemos por la Pedra.

    ResponderEliminar
  4. Muy cierto Juan , esa es mi esperanza desde luego , mayor compromiso con el medio y sensibilización , el camino siempre hacia la esencia , no como un objetivo final sino como un medio en constante vigencia , sin la competitividad que contamina lo importante , con el reto como actitud propia . Un camino que de sentir a lo que hacemos , donde la belleza del medio y de la acción del hombre sobre ella sea ininterrumpida y constantemente cambiante, que nos llame a detenernos a cada paso para saborearla , que no se convierta en un simple obstáculo que hay que superar a velocidades cada vez mayores. Slds

    ResponderEliminar
  5. Ese romanticismo está, existe y pulula. Tú lo has plasmado con savia maestría. Me más ferviente admiración

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tus palabras amigo Tortuga , no se si consigo trasmitir algo más allá del mero hecho deportivo , si no es así me disculpo por mi torpeza a la hora de elegir las palabras adecuadas para describir las emociones que produce la practica de las actividades de montaña que practico. Por otro lado y volviendo al fondo y sentido del texto , no soy del todo muy partidario de ninguno de los romanticismos , ni sospechoso de mirar al pasado más allá de lo razonable ,si tuviera que elegir entre el viejo romanticismo y el nuevo al que hago alusión , me quedaría sin duda con el antiguo , aún exagerando en demasía la significación del individuo y sus pulsiones , esta mejor encaminado y mucho más rico en matices ,sin esa contaminación que produce la modernidad . El nuevo , aún parco en palabras y falto de emociones , se está gestando y despuntará , si es que renace , cuando lo superfluo y lo intrascendente deje de cegar las mentes de los presentes, ante la belleza y majestuosidad de la naturaleza . Lo más acertado será sin duda huir de extremos románticos y abrazar la dorada medianía de la realidad. Slds

    ResponderEliminar
  7. Qué hay Jonchu,

    Una vez más los extremos nos separan y a la vez nos acercan.
    En cualquier caso por mucho que “luchemos” seguimos formando un uno.

    Salu2

    ResponderEliminar
  8. No me cabe la menor duda de que los extremos siempre separan Vlady, esa es precisamente la razón de su distanciamiento. Que se acerquen posturas me parece si acaso poco probable , no por la imposibilidad de acercamiento de posturas comunes sino por la abyecta e incorregible falta de respeto por lo ajeno , que parece llevemos inoculado todos los nacionales en nuestro genoma . Si formamos un uno como dices , desde luego cada vez es más difuso y disgregado, razón por la cual también todo se enriquece por la diversidad de disciplinas, pero dificulta y mucho ponerse de acuerdo en las cuestiones fundamentales. Slds

    ResponderEliminar

Agradeceré tu participacion en forma de comentario siempre que sea constructivo y respetes las normas básicas de respeto y tolerancia por las opiniones aquí vertidas de cualquiera de los participes

Gracias de antemano y seas bienvenido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.