lunes, 28 de abril de 2014

CARA A CARA CON LA REALIDAD

Sunset : March 2013


Huir a través del tiempo no nos debería  brindar mayor satisfacción pues vive uno en un refulgente futuro, para lo por venir y se consuela del espectáculo de las cosas tal como son con el espectáculo de lo que serán. Y acaso trabaja para lograr que sean lo que uno juzga que debieran ser.  Vives en un perpetuo estado de embriaguez pensando en lo venidero, trabajando feliz para instaurar una admirable dicha ideal. Pero unos instantes de reflexión te muestran lo absurdo de este oteo escudriñador del futuro y lo inútil de estos denodados esfuerzos. Pues en primer lugar careces de motivos para suponer que vaya a haber un futuro en absoluto, al menos para el género humano y en segundo lugar, desconoces si esa felicidad ideal que te esfuerzas en alcanzar no será totalmente imposible, o si en caso de lograrla no resultaría profundamente repulsiva para la Humanidad. Si existiera  una autentica probabilidad de alcanzar una felicidad permanente e invariable, probablemente se echarían los hombres atrás horrorizados por su tedio infinito … finalmente, la contemplación de lo futuro, el laborioso empeño de alcanzarlo, no evita la existencia de lo presente, únicamente logra ocultarlo de manera parcial.

Spring / Printemps 2014

Idénticas objeciones podrías hacer con idéntica fuerza a intentar huir a través del tiempo, o del espacio, a los dominios de la imaginación, no evitarás de ningún modo que persistan los hechos en consumarse; no lograrás más que negarles si acaso tu atención.

Para terminar existen gentes, más valerosas que quienes huyen, las cuales se arrojan gentiles y dispuestas a la vida contemporánea que los rodea, y hallan consuelo al descubrir que en medio de la miseria, de la vileza repulsiva y de la necedad, existen indicios de bondad general, de caridad, de piedad y cosas parecidas. Es muy cierto que existen estas virtudes, y el contemplarlas resulta un espectáculo muy confortador. Todos poseemos corazones de oro, o casi…aunque a menudo andamos demasiado preocupados en  los asuntos propios para recordarlo. El hombre realmente cruel, el de maldad fundamental, es tan insólito como el hombre genial. La vida, aún en sus más groseras formas, puede presentar tan trágica grandeza; que ni siquiera en medio de las locuras y los excesos mueren por completo los sentimientos morales. Todos los horrores y miserias  del ser humano nacen de la carencia de razón en el hombre, del fracaso humano para conducirse de una manera completa y sabiamente humana. Esto es cuanto nos resta de todo consuelo filosófico. Quedarnos , mal que nos pese ,cara a cara con la realidad.


2 comentarios:

  1. Magnifico texto para la reflexión. Me alegra ver de vuelta "los paradigmas del escalador".

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  2. Gracias Luis , ya sabes ....cuesta ponerse , escribir algo que te convenza o encontrar frajmentos de interés , nunca es tarea fácil . Aún con cuentagotas siempre cae algo. Slds

    ResponderEliminar

Agradeceré tu participacion en forma de comentario siempre que sea constructivo y respetes las normas básicas de respeto y tolerancia por las opiniones aquí vertidas de cualquiera de los participes

Gracias de antemano y seas bienvenido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.