martes, 5 de febrero de 2013

LA LEVEDAD Y EL PESO

AMBIENTES GUARRAMEÑOS INVERNALES

(...)  Si cada uno de los instantes de nuestra vida se va a repetir infinitas veces, estamos clavados a la eternidad como Jesucristo a la cruz. La imagen es terrible. En el mundo del eterno retorno descansa sobre cada gesto el peso de una insoportable responsabilidad.
Ése es el motivo por el cual Nietzsche llamó a la idea del eterno retorno la carga más pesada. Pero si el eterno retorno es la carga más pesada, entonces nuestras vidas pueden aparecer, sobre ese telón de fondo, en toda su maravillosa levedad.

Pero ¿es de verdad terrible el peso y maravillosa la levedad?
La carga más pesada nos destroza, somos deribados por ella, nos aplasta contra la tierra. La carga más pesada es por tanto, a la vez, la imagen de la más intensa plenitud de la vida. Cuanto más pesada sea la carga, más a ras de tierra estará nuestra vida, más real y verdadera será.

Por el contrario, la ausencia absoluta de carga hace que el hombre se vuelva más ligero que el aire, vuele hacia lo alto, se distancie de la tierra, de su terreno, que sea real solo a medias y sus movimientos sean tan libres como insignificantes.
Entonces, ¿Qué hemos de elegir? ¿El peso o la levedad?

Éste fue el interrogante que planteó Parménides en el siglo VI antes de Cristo. A su juicio todo el mundo estaba dividido en principios contradictorios: Luz-oscuridad; sutil-tosco; calor-frio; ser –no ser. Uno de los dos polos de la contradicción era, según él, positivo (la luz, el calor, lo sutil, el ser), el otro negativo. Semejante división entre polos positivos y negativos puede parecernos simple o pueril. Con una excepción: ¿Qué es lo positivo el peso o la levedad?

Parménides respondió: la levedad es positiva, el peso es negativo

¿Tenía razón o no? Es una incógnita. Solo una cosa es segura: la contradicción entre peso y levedad es la más misteriosa y equívoca de todas las contradicciones.

MILAN KUNDERA

6 comentarios:

  1. PD: Un pequeño percance tras un vuelo con aterrizaje forzoso , me mantiene de momento apartado de la actividad roquera , hasta entonces tan solo puedo ofrecer algo de lectura enriquecedora... Slds

    ResponderEliminar
  2. HOLA DAVID, CADA VEZ QUE SALGO A ESCALAR LA ROCA ME PREGUNTA DONDE ESTÁS??????
    YO LE CONTESTO VOLVERÁ PRONTO Y CON MÁS FUERZA.
    RECUPÉRATE TE ECHAMOS DE MENOS.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  3. ¡Leches!. David... espero que todo se desarrolle como debe y recuperes bien.
    También se agradecen pensamientos... uff... éste que comentas tiene tela.
    Quizá basta con vivir y sobrevivir... aprender y mejorar... luego... que venga lo que toque.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Juanan , ya me va quedando menos ...también a ti Carlos , ojo para el que le despiste el texto , cosa lógica por otra parte , hace referencia metafóricamente al pesado lastre del pasado y en contraposición a la levedad de una vida aciaga y vacía de experiencias enriquecedoras . Tanto pueden contaminar unas como otras , de ahí el dilema.
    Slds

    ResponderEliminar
  5. Animo Jonchu ante la levedad actual.Disfrutalá que también es sana.
    Pero eso si vuelve pronto a tu agitada creatividad.
    Sldos J.Guerra

    ResponderEliminar
  6. Volveré Juan , desde luego ... y espero que pronto. Gracias por los ánimos

    ResponderEliminar

Agradeceré tu participacion en forma de comentario siempre que sea constructivo y respetes las normas básicas de respeto y tolerancia por las opiniones aquí vertidas de cualquiera de los participes

Gracias de antemano y seas bienvenido

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.